Niños perdidos en las playas…

Cada verano se pierden un total de 2.500 niños en las 3.463 playas que figuran, hoy, registradas en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En algunas comunidades se pierden hasta 4 niños al día mientras que en zonas de gran afluencia playera como la Costa Brava, la Costa del Sol o la Costa Dorada la cifra supera con facilidad los 10 niños cada 24 horas.

El Verano es época de descanso para las familias; aprovechando las vacaciones escolares uno de los lugares más socorridos para pasar os calores son las playas de nuestro país, más que nada porque somos un país de costa.

No más niños perdidos en las playasPero hay que tomar ciertas precauciones de seguridad para disfrutar de los días de playa con nuestros hijos sin sustos ni disgustos ya que un pequeño descuido por parte de los padres o cuidadores puede dar lugar a que los niños se extravíen, sobre todo, en playas abarrotadas en los meses de verano.

Son los niños entre 2 y 5-6 años los que más riesgo corren ya que es su etapa más curiosa, cuando les llama la atención todo lo de alrededor y son capaces de desplazarse por sí mismos pudiendo alejarse, distraerse entre la gente y perder la referencia del lugar donde se encuentran.  Más mayores tienen mayor capacidad de orientación y son capaces de avisar de que se han perdido.

Niños perdidos… ¿Qué medidas debemos tomar para que sepa actuar en este caso? Pautas y consejos para transmitir al niño y que sepa actuar en caso de perderse. Es importante…

  • Una vez en la playa marcar unos puntos de referencia o lugares llamativos donde puedan acudir si se sienten perdidos. Toallas de colores vivos y sombrillas del mismo estilo, locales o chiringuitos son adecuados también.
  • Ubicar el puesto de socorro y salvamento e identificar a estos profesionales por sus uniformes también es importante.
  • Por supuesto, sin atemorizar, hacerle saber al niño de los peligros de la playa.
  • Vestir al niño con prendas de colores llamativos nos facilita seguirle visualmente durante todo momento entre la multitud que abarrota las playas en los días de verano.
  • Una vez perdidos, y con el fin de identificarles las pulseras identificativas son una buena medida preventiva.

La pulsera #SiempreContigo puede portar los datos del pequeño, el teléfono de hasta cuatro familiares cercanos a los que las autoridades o quienes les encuentren pueden llamar pero también aporta seguridad al contener fotografías que identifican al niño y a sus familiares evitando confusión o la mala actuación de quienes pueden intentar obrar mal y aprovecharse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *