La tecnología puede ayudar a salvar una vida…

atendiendo-a-una-victima-inconscienteLa tecnología se ha hecho dueña del modo en que vivimos. Esta es la realidad. A pesar de que a much@s les cueste admitirlo y sigan renegando de utilizar smartphones, tablets y ordenadores, lo cierto es que es difícil encontrar una sola cosa en nuestro día a día que no precise de uno de estos dispositivos para poder llevarla a cabo. Trámites bancarios, compras, localizar el lugar de destino de nuestro viaje, solicitudes y trámites administrativos, reclamaciones… y así hasta un ilimitado número de opciones posibles.

El desarrollo de las tecnologías supone un avance y una mejora continuos en todos aquellos ámbitos en los que se aplica. El campo de la Medicina  y la asistencia sanitaria es, sin duda, uno de los grandes beneficiados del desarrollo tecnológico. No hace tantos años que inicié mi carrera profesional como enfermera y por aquel entonces el bolígrafo y el papel eran parte de nuestras herramientas de trabajo, casi tan importantes como los sueros y las jeringuillas. Hoy en día, todo el funcionamiento y la organización de cualquier ambulatorio o planta de un hospital gira en torno a un ordenador, ya nada se escribe en un papel. Y no solo eso, todas las pruebas diagnósticas y los aparatos que se emplean para realizarlas son la mejor muestra de cómo la tecnología al servicio de la medicina ha supuesto una gran mejora en la calidad de vida de la población mundial.

Al hilo de todo lo anterior, hoy quiero hablaros de una de las últimas “ideas tecnológicas” que he conocido y que puede ayudarnos a los profesionales sanitarios a conseguir aquello para lo que trabajamos cada día: salvar una vida.

Os pongo en situación.
Una ambulancia acude a un aviso y se encuentra con una persona que, por la patología que le afecta, no es capaz de comunicarse verbalmente con los sanitarios. La persona está sola, ninguno de los presentes la conocen, o bien sus acompañantes también precisan asistencia sanitaria (ej: accidente de tráfico). Esta situación también puede darse en un servicio de urgencias hospitalario, cuando la persona es traída en ambulancia sin acompañantes y se desconoce que es lo que ha ocurrido. Intentas averiguar qué ha sucedido, pero nadie puede darte ni una pista, y el paciente no puede hablar. Las causas que han provocado ese estado en esa persona pueden ser múltiples, y en función de cuál sea la causa real, el tratamiento de la misma puede ser muy diferente.

Es una situación de urgencia vital en la que resultaría de gran ayuda tener determinados datos del historial de salud de esa persona. Y es aquí donde la tecnología juega su papel fundamental para salvar vidas; la pulsera Siempre Contigo.

Se trata de una pulsera identificativa pensada para que los datos personales y médicos de la persona que la lleva puesta estén a disposición del personal sanitario en cualquier lugar y de forma fácil, rápida y segura.  Para acceder a todos los datos guardados en la pulsera emplearemos la denominada Tecnología NFC , que podemos encontrar ya en gran cantidad de smartphones y tablets. Cualquier dispositivo compatible con esta tecnología nos permitirá leer la información de la pulsera al instante.

La pulsera Siempre Contigo guardará datos de interés médico, principalmente alergias a medicamentos, enfermedades crónicas (diabetes mellitus, epilepsia…), antecedentes médicos importantes (infarto agudo de miocardio, ictus, intervenciones quirúrgicas…), tratamientos médicos crónicos y grupo sanguíneo y factor Rh, así como datos personales como nombre y apellidos, fecha de nacimiento y teléfono de contacto de algún familiar/amigo. Además de estos, el portador de la pulsera podrá también guardar otros datos de interés médico como su deseo de no ser reanimado en caso de parada cardiaca o su deseo de donar sus órganos si falleciera.

Conociendo estos datos, y volviendo al ejemplo anterior, el profesional sanitario puede:

  • orientar la búsqueda de lo ocurrido de forma más concreta, lo cual supone…
  • más rapidez en el diagnostico…
  • un inicio más precoz del tratamiento y…
  • una disminución de los riesgos que supone el retraso en el mismo o la aplicación de un tratamiento inadecuado para esa persona.

La tecnología, por si sola, no salva vidas ni cura enfermedades, somos los profesionales sanitarios quienes con nuestros conocimientos y nuestra experiencia conseguimos el bienestar de las personas día tras día. Ninguna tecnología podrá suplir nunca nuestro trabajo, pero no olvidemos que pueden ayudarnos a salvar lo más preciado que tenemos: la vida.

Por Alicia Alonso
Enfermera de Urgencias Hospitalarias.

One thought on “La tecnología puede ayudar a salvar una vida…

  1. Me parece muy interesante, la aplicacion de las nuevas tecnologias en el campo sanitario dar un buen uso al progreso tecnologicobdeberia ser la base del propio avance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *